La falta de alumnos motiva el cierre de cinco centros rurales desde 2007

EDUCACIÓN

-La provincia cuenta con 11 Colegios Rurales Agrupados que tienen unidades docentes en 42 municipios
-Zazuar y Pardilla cerraron en 2009



N.E. / Burgos
Si hay un lugar donde se nota el descenso demográfico que vive la provincia burgalesa en los últimas décadas es en los colegios rurales. La disminución de las tasas de natalidad y el abandono por parte de los jóvenes de los núcleos rurales en busca de nuevas oportunidades implica, en muchos casos, la desaparición de las aulas.
Desde el curso 2007/2008 han dejado de funcionar 5 centros escolares en la provincia de Burgos ya que se quedaron sin el número mínimo de alumnos -debe haber cuatro niños- para poner en marcha el curso escolar, pero si se echa la vista más atrás en el tiempo son 24 los colegios, pertenecientes a Colegios Rurales Agrupados (CRA) los que han cerrado en los últimos tiempos.
Las localidades de Pardilla, perteneciente al CRA 'Valle de Riaza', de Milagros, y Zazuar, del CRA 'Diego Marín', de Peñaranda de Duero, son las últimas que en septiembre de 2009 vieron cerrar sus aulas. En años anteriores vivieron esta misma situación en municipios como Santa Inés, Terradillos de Esgueva y Santo Domingo de Silos. Este último a pesar de los esfuerzos del alcalde por mantener abierta la escuela ofreciendo un contrato de trabajo y vivienda para una familia con hijos.
En otras catorce localidades de la provincia se mantienen los centros abiertos con una sola unidad con menos de 10 alumnos, en la que comparten aula los niños desde primero de Infantil hasta sexto de Primaria, según los datos facilitados por la Dirección Provincial de Educación. Algunos ejemplos son los de municipios como Quintanarraya, del CRA 'La Demanda', que cuenta con una unidad con seis escolares o Tubilla del Lago, del CRA 'Diego Marín Aguilera', en Peñaranda con siete alumnos. El CRA 'Cardenal Cisneros', de Roa, mantiene los centros de Nava de Roa, Berlangas de Roa y Hoyales de Roa con una unidad de cinco escolares  de Infantil y Primaria en cada una de estas localidades.
Por el contrario, en otros municipios ha sido necesario aumentar el número de unidades al incorporarse algún nuevo alumno. Es el caso de Vadocondes que al pasar de doce a trece alumnos, los escolares se han dividido en dos unidades, una para los más jóvenes y otra para los mayores y La Horra donde también pasaron de una a dos unidades.
La política educativa de la Junta de Castilla y León apuesta por el mantenimiento de los centros escolares en los núcleos rurales siempre que existan al menos cuatro niños de Infantil y Primaria. Desde Educación aseguran que no hay mucha variación en el número de alumnos de un curso a otro por lo que el cierre de centros se hace de forma progresiva cuando las unidades se quedan con menos de cuatro alumnos.
1.438 escolares
El pasado curso 2009/2010 los centros rurales agrupados contaron con un total de 1.438 escolares, 325 alumnos en la etapa de Infantil y 1.113 en Primaria. Para este septiembre, las cifras serán muy similares a la vista de los datos de admisión y matriculación, apuntan desde Educación.
La provincia de Burgos cuenta en la actualidad con 11 Colegios Rurales Agrupados que a su vez mantienen centros en 42 localidades de la provincia.
El CRA tiene una sede en la localidad de cabecera donde se centraliza la dirección y los servicios administrativos para dar servicio a varias localidades. La estructura del CRA se completa con varios centros escolares en distintos municipios, separados de la localidad de cabecera por unos pocos kilómetros, donde, en función de los alumnos, se distribuye el número de aulas y el de profesores. Normalmente, los docentes de materias como inglés o música tienen que desplazarse entre los distintos centros para desarrollar sus clases.
Los Colegios Rurales Agrupados puede que tengan menos alumnos, pero no por ello desmerece la calidad educativa. El objetivo de estos centros es atender a las necesidades del medio rural, así como ofrecer las mismas oportunidades a las familias. En los últimos años, varios de los CRA de la provincia han desarrollado secciones bilingües en inglés igual que ha ocurrido en los centros escolares más grandes. Es el caso del CRA Riberduero de Fuentespina, La Demanda, de Huerta de Rey; y Cardenal Cisneros de Roa.
Cuando se cierra uno de estos centros, se habilita una línea de transporte escolar para llevar a los alumnos hasta el centro de cabecera del Colegio Rural Agrupado.
Un adiós a las aulas que se venía venir
El alcalde de Pardilla, Valentín Abad, asegura que los vecinos de esta localidad de poco más de 130 habitantes veían venir que estaba cerca el cierre del colegio por la falta de niños. En los últimos años tenían una unidad casi con el número mínimo de alumnos, sin embargo cuando algunos de ellos pasó a Secundaria llegó el momento del adiós a la escuela de Pardilla. Abad ve difícil que en un futuro cercano puedan volver a abrir las aulas ya que los jóvenes van abandonando la localidad en busca de otras salidas profesionales. Los escolares de Pardilla que se quedaron sin esa unidad han pasado al CRA de Milagros, que está a apenas 2,5 kilómetros y los niños están bien atendidos, recuerda el primer edil.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los de Tierra Aranda. (Historia de la gente de aquí) V

Vadocondes presenta el inventario de sus 98 bodegas y 116 lagares

Continúa la buena racha de resultados del C.C. Arandino