Vadocondes lucha por la rehabilitación de sus bodegas

Un inventario analiza el estado de los 116 lagares y 98 bodegas de la localidad

LORETO VELÁZQUEZ
18/08/2017

  • Lagar doble. - ECBLagar doble. - ECB
 

El lugar escogido para su conferencia: el salón de los quintos de Vadocondes y el mensaje claro: todavía hay tiempo para salvar el patrimonio formado por las bodegas subterráneas y los lagares tradicionales. Así lo asegura el arquitecto, Alfredo Sanz, tras elaborar un inventario que plasma la realidad de estos 116 lagares y 98 bodegas del municipio. «El 80% de las bodegas situadas en el barrio de abajo son recuperables», señala al comprobar que solo el 20% presentan desprendimientos graves o están hundidas. Allí se encuentran 95 de los 116 lagares.

Algunas de sus vigas superan los once metros de longitud y se dan agrupaciones de lagares triples y cuádruples. Según la investigación, el estado de conservación es dispar, y mientras 15 están bien y se podrían poner en funcionamiento; 21 requieren pequeños arreglos, 56 están en ruina avanzada y 24 han desaparecido por completo.

En cuanto a las 98 bodegas subterráneas (70 en el barrio de abajo), se disponen en galerías paralelas orientadas al norte. Algunas de las naves superan los 50 metros y llama la atención una escalera de caracol en piedra que da acceso a una de ellas. El análisis constata que 28 están bien mientras que 11 están regular; 11 con desprendimientos parciales, 8 graves y 18 hundidas.

La situación se complica en la otra zona: la de arriba donde la cifra de elementos salvables se reduce al 40%. «Su principal problema es la falta de uso», argumenta al recordar que Vadocondes fue uno de los municipios con mayor concentración de bodegas subterráneas y de viñedo de la provincia de Burgos en los siglos XII y XIII.

De hecho, en la actualidad es uno de los pocos que puede presumir de seguir utilizando los lagares para prensar vino como se hacía antiguamente, en una prensa romana con una viga como palanca.

Análisis

El inventario no solo hace un análisis pormenorizado de la situación de cada elemento a preservar, también hace referencia al nombre tradicional por el que desde hace generaciones se les conoce e incluye un repaso cronológico, fotografías y observaciones de los vecinos. «Es una herramienta de gestión e investigación», asegura.

Y aunque todos coinciden en la importancia de mantener este legado, el reto no es fácil sobre todo si tenemos en cuenta que el Ayuntamiento no tiene ninguna bodega ni lagar en propiedad, y que cuanto más propietarios, más difícil resulta la conservación. «Puede parecer obvio pero una de las mejores medidas para cuidar las bodegas es poner un simple cubillo; es decir, hacer un poco de vino cada año y usarlas para lo que fueron excavadas, que es para almacenar este caldo», propone Sanz, a sabiendas de que al airearse periódicamente, los usuarios serían testigos de su evolución y podrían reparar los posibles desperfectos cuando todavía «son pequeños. Un cubillo puede salvar una bodega», insiste el experto.

Ordenanza

Por el momento, el alcalde, Francisco José Núñez Langa, trabaja en una ordenanza para facilitar la recuperación. «Lo primero era conocer la realidad de este patrimonio porque no solo es la bodega de uno, también es la del vecino. Aquí están interrelacionadas y este inventario da pistas para poder fijar estrategias de conservación», defiende el arquitecto con la esperanza de que los propietarios «se motiven y aprecien y valoren lo que tienen». «A nivel particular hay ayudas en la Junta de Castilla y León (en Patrimonio) y luego el Ayuntamiento puede solicitar para actuaciones más integrales pero lo primero es establecer las pautas con la normativa», considera.

Para el inventario, el Ayuntamiento de Vadocondes contó con la ayuda de ADRI Ribera, que aportó 1.800 euros a un presupuesto que alcanzó los 6.000 euros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los de Tierra Aranda. (Historia de la gente de aquí) V

Continúa la buena racha de resultados del C.C. Arandino

Inventario de bodegas y lagares de Fuentespina y Vadocondes