Los padres de los alumnos del CRA Riberduero habilitan un comedor

Vadocondes / Servicio educativo
I.M.L. / Vadocondes - jueves, 10 de enero de 2013
Los doce alumnos que se quedan a comer en el colegio se agrupan en las mesas en función de su edad. DB
Los doce alumnos que se quedan a comer en el colegio se agrupan en las mesas en función de su edad. DB
Arroz a la milanesa, merluza en salsa roja, fruta y leche. Este es el menú que tuvieron ayer para comer los alumnos del centro vadocondino del Colegio Rural Agrupado (CRA) Riberduero. Este almuerzo en el propio centro escolar no ha sido posible hasta este mismo curso, gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Vadocondes, los padres de los alumnos y el equipo directivo del CRA.
Hasta este curso, los niños se tenían que ir a sus casas a comer, con el correspondiente trastorno organizativo que eso producía en la familia, que complicaba la tan traída y llevada conciliación de la vida laboral familiar. «Los niños se los llevaban a casa a la hora de comer, aunque la mayoría trabajan y tenían que hacerse cargo los abuelos o quien pudiese», asegura Francisco Núñez, alcalde de Vadocondes.
Ante esta necesidad, y viendo que las subvenciones de las administraciones públicas superiores son más difíciles de conseguir que nunca, decidieron, padres y Ayuntamiento, ponerse manos a la obra, nunca mejor dicho. «Los padres se encargaron de la obra civil, elegimos un salón de 30 metros cuadrados que teníamos lleno de aparatos de gimnasia, y se pusieron manos a la obra, se alicataron los zócalos según marca la ley, cambiaron la fontanería y electricidad para instalar los aparatos necesarios y se terminó en septiembre», explica Núñez, mientras que el Ayuntamiento que preside se encargó de comprar los materiales y, sobre todo, el equipamiento de electrodomésticos: el refrigerador, la nevera, el lavavajillas, las pilas, el recuperador para calentar la comida y todo lo necesario.
Las obras se realizaron durante las vacaciones estivales pero en muy poco tiempo y han supuesto una inversión de 12.000 euros por parte de las arcas municipales de Vadocondes. Los alumnos, un total de 16 en el centro, de los que se suelen quedar una media de 12 a comer todos los días, están encantado con que sus padres hayan sido los que han adecentado este comedor y, de paso, han realizado algún arreglo en el resto del centro, como pintar los pasillos. «A los niños les encanta cómo ha quedado el cole y presumen incluso de lo que han hecho sus padres y les oyes comentar 'mira, esta flor la pintó mi padre' y cosas así», comenta la monitora que se hace cargo de este comedor.
Este nuevo servicio en el colegio vadocondino ayuda tanto a la organización familiar como a una mayor convivencia entre los alumnos que hacen uso de él, ya que comparten más horas juntos.
Además de este nuevo comedor y el lavado de cara de otras estancias, el centro ha mejorado sus instalaciones con obras como la renovación del sistema de calefacción para que se mantuviese la temperatura adecuada en las aulas o la bajada de los techos, que eran los propios de un edificio de 1930 y que, debido a su altura, estaban provocando un aumento en la factura de la calefacción.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los de Tierra Aranda. (Historia de la gente de aquí) V

Continúa la buena racha de resultados del C.C. Arandino

Calle de las Bodegas